Connect with us

Mauricio González Seguel

Cruzados SADP: Mala gestión Emocional – Parte II

Publicado a las

9:00 AM

en

Julio Cesar Falcioni

Julio Cesar Falcioni

Luis Larraín, presidente de Cruzado “Estamos en una situación complicada y eso significa que en Universidad Católica hay cosas que estamos haciendo mal, y eso nos incluye a dirigentes, técnico y jugadores (sic)

Universidad Católica como club deportivo está en crisis. Una crisis es una seguidilla de acontecimientos que aparecen de manera caótica, no poseen un orden lógico aparente, ésta produce un desequilibrio en la relación que tiene el club con sus hinchas y genera un daño en la imagen del club. Pero Cruzados SADP, sigue haciendo usufructo de la imagen deportiva del cuadro de la franja. En mi opinión Universidad Católica y Cruzados SADP han llego a un punto de no retorno, desde ahora en adelante deberán construir una nueva relación, las columnas levantadas el 2009 han sido derruidas por una serie de sucesos errados cometidos por Cruzados y que afectan directamente el relato histórico que el hincha cruzado guarda en su baúl emocional.

Los malos resultados deportivos, son el resultado final de una serie de errores de la dirigencia del club. La derrota ante 3-0 frente a River Plate de Uruguay fue el corolario de la mala gestión de Cruzados SADP. La mala gestión deportiva se ve expresada en que el cuadro de la franja no posee una identidad de juego, el equipo no tiene un modo de jugar que lo caracterice más allá del resultado deportivo, por esta razón, el equipo vive ligado a los resultados para sustentar su existencia. Equipos como Universidad de Chile, fútbol de presión alta; Barcelona, balón al pie; Huachipato, dinámica; Arsenal, la filarmónica de Londres entre otros. En mi opinión Universidad Católica tiene una pésima gestión de su identidad futbolística, esto se expresa desde la partida de Juan Antonio Pizzi (2010-20111), luego dos interinatos (2011-2012), luego la llegada de Martín Lasarte, un técnico que apostaba en esperar al rival y contragolpear, a la salida de Martín Lasarte, se produjo otro interinato (2013-2014) y finalmente llega el técnico Argentino Julio Cesar Falcioni. El señor Falcioni practica un fútbol que espera el error del rival, y trata de llegar al arco rival de forma vertical, siendo su fuerte el contragolpe (Boca Juniors 2011-2012).

El hincha cruzado y la construcción de jugadores tienen un ADN de juego asociado, jugada construida con el balón al pie, en definitiva, llegar al Gol tocando el esférico. Este ADN choca con la táctica del argentino , lo que provoca una disonancia entre lo que es católica y lo que juega su técnico, como resultado: Universidad Católica está eliminada de la Copa Sudamericana, de la Copa Chile y lejísimo de obtener el torneo local, y recién estamos en el mes de agosto. El problema bajo mi prisma está en la dirigencia ¿Por qué? La razón han errado de manera metódica en la contratación de técnicos y esto se debe a que no saben leer la identidad futbolística de la Universidad Católica “Identidad es la suma intrínseca del ser y su forma, autoexpresada en el conjunto de rasgos particulares que diferencian a un ser de todos los demás”. La incapacidad de la dirigencia en interpretar el ADN del club genera un efecto cascado que parte desde las cúpulas dirigenciales, bajo a los entrenadores, jugadores y finalmente a la hinchada. El jugador de fútbol y el entrenador, son la cara visible y resultado final de una mala gestión deportiva. La Performance de Católica en la cancha es nerviosa, incierta y sin convencimiento, síntoma de esto: las derrotas y las expulsiones de Parot y Botticelli.

La Universidad Católica ha gestionada mal su dimensión deportiva, pero también su dimensión emocional. El club no le renovó el contrato a Milovan Mirosevic, sustento emocional del equipo, el club no consigue retener a los jugadores formados en casa, Nicolás Castillo,-lo único que quería era irse- el club vive preso del fetiche del 10 y el 9 traídos de Argentina, fetiche producto de la venida de Acosta y Gorosito el año 94, la franja no puede vivir esperando la segunda venida de Acosta y Gorosito. Y por último me parece indecoroso y emocionalmente contraproducente que el público objetivo de la Marca Club Deportivo Universidad Católica, Marca gestionada por Cruzados SADP sea “Estar bien posicionada en el segmento alto y medio alto de la población”. *Un club no elige su hinchada, la hinchada elige su club.

En consecuencia la crisis de Universidad Católica es producto del divorcio entre dirigencia e identidad futbolística, esto genera incertidumbre en el cuerpo técnico y jugadores lo que se traduce en una seguidilla de derrotas y finalmente en infelicidad para la hincha cruzada. Pero tanto la crisis como la infelicidad comparten una finalidad positiva “La infelicidad está presentada como una condición impuesta por la providencia para que el género humano progrese hacia un estado mejor” **Se debe volver a las bases , al buen trato del balón y la llegada asociada, y volver a Entusiasmar al hincha. Y el hincha como misión debe apoyar a su equipo, subliminar la tristeza y desazón por los malos resultados, a través de un apoyo irrestricto e incondicional, en definitiva Amar los colores más allá de la satisfacción material.

Mauricio González Seguel. @gmauricio554

* Marca club deportivo Universidad Católica. http://www.cruzados.cl/pdf/2010/04/14/MarcaCDUC_web.pdf (29 de agosto 2014)
** Lyotard, Jean-François. “El entusiasmo. Crítica kantiana de la historia”. Editorial Gedisa. Pág. 114


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Mauricio González Seguel

Maturana: Nunca digas nunca

Publicado a las

2:31 PM

en

Por

Felipe B.

Hace sólo unos meses, el jugador que ayer fue presentado como nuevo refuerzo albo, decía que no ficharía como tal de ninguna manera. El fútbol y sus contradicciones.

Nicolás Maturana (23) fue presentado esta mañana como nuevo jugador albo. En la ocasión, el volante expresó que “desde chico mi familia me inculcó ser hincha de Colo Colo”. Y recalcó que es colocolino desde su infancia junto a todos sus amigos.

Sus declaraciones distan mucho de su pasado. Formado en Universidad de Chile, en su momento expresó que jugaría en los albos, aunque después reculó diciendo que sólo era para “meterle presión a la U” y así lograr su renovación. “Son cosas que uno dice para que la U se meta la mano al bolsillo”., expresó, en medio de la infructuosa negociación en la que el futbolista aspiraba a cuadruplicar los $ 5 millones que percibía como remuneración mensual hasta ese momento.

En ese proceso, ante los cuestionamientos de los hinchas expresados en redes sociales, el jugador aseguró, por la misma vía, que “a Colo Colo no me voy ni cagando. Sólo es una manera de meter presión para quedarme en el club que amo. Y ofrezcan por último pagar la micro”.

Luego, cuando finalmente no hubo acuerdo de las partes y se sentenció su salida del conjunto estudiantil, partió al Necaxa criticando el actuar de la dirigencia: “Me sentí poco valorado por el club del que soy hincha”, dijo, antes de partir rumbo a México, donde vivió un pobre semestre, sumando apenas 208 minutos en cancha.

Las vueltas del fútbol lo trajeron de vuelta al país, para jugar finalmente en el Monumental, donde Pablo Guede lo quiso desde el primer momento. El técnico argentino intentó tentar al mediocampista desde su arribo a Macul, a mediados del año pasado, tras haberlo dirigido en Palestino durante 2015, con buenos resultados. Ahora consigue su viejo anhelo. Maturana, que en seis meses cambió diametralmente su discurso. Cosas del fútbol.

Fuente: El Deportivo


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Seguir leyendo

Mauricio González Seguel

Un 7 para Chile

Publicado a las

12:01 PM

en

Por

Mauricio González Seguel

7-0

El partido entre México y Chile le entrego una bocanada de aire fresco a Juan Antonio Pizzi. Un triunfo demasiado sólido es una gran ayuda para descomprimir un camarín y evitar incidentes como el de Sánchez y Jara en el partido con Panamá. Dos hechos importantes para ayudar a mantener una convivencia sana y positiva para la selección chilena.

Más allá de lo mal que jugó México, la roja se pudo ver cómoda en la cancha. Nuestra selección volvió a controlar el balón, volvió a mentalizarse y vivir el presente, espantar los fantasmas de errores pasados, errores futuros y enfocarse en el aquí y ahora.

Vivir el presente, vivir el partido con México les concedió entregarlo todo. La defensa funcionó sin fisuras más allá de las dos malas salidas de Jara, nada extra sucedió. En el medio la batalla fue ganada por el Díaz, Aránguiz y Vidal. El último hizo una performance digna del Rey de Baviera. Vidal, corrió, metió, habilitó, presionó y conquistó. En la delantera, Vargas sacó a relucir su placa de goleador y Sánchez dio sendas habilitaciones, además marcó un gol.

Al parecer, este es el primer partido donde Pizzi ha logrado traspasar su estilo de juego a los jugadores chilenos. La línea de juego de “macanudo”, prescinde de un 10 y se vuelca completamente en la figura de un 9. Convengamos que el 10 aún le pena a Chile. Dejemos en claro que el 9 (Pinilla y Castillo) no han funcionado. Una mezcla de ambos axiomas y la flexibilidad del adiestrador trasandino dieron a luz un equipo sin 10, pero sin un 9 clásico. Es decir, no está Valdivia, pero el 9 es Vargas, un jugador en parmente movimiento, un jugador que no se planta en el punto penal o cabeza de área como referente escultura monolítica. Lo anterior, permitió que Vargas concretara de manera certera 4 goles distintos. Le entrego a Vargas libertad y enloqueció a la defensa Azteca. Punto para Macanudo y cuatro goles para Chile.

El adiestrador declaró “Tengo mucha alegría. No es fácil ser el entrenador de un equipo que logra plasmar en la cancha una superioridad como la que conseguimos hoy y ante un rival de muchísimo nivel. La sensación que tenemos es de mucha felicidad”.

Además, agregó “Este grupo de jugadores viene escribiendo la página más brillante del fútbol chileno, y ojalá podamos seguir agregándole hojas a ese libro”.

Lo que más le puedo reconocer a Pizzi y por donde, yo creo, pasó el triunfo de la Roja fue por los laterales. El fútbol moderno, a excepción de España, busca descongestionar el medio campo. Una idea que Pizzi comprendió y adopto.

Un ejemplo claro fue el nuevo tándem que estreno nuestra selección. La banda derecha se formó por dos jugadores reciclados. Convengamos que dos aciertos de Pizzi y que han sido muy cuestionados son: Edson Puch y José Pedro Fuenzalida. Ambos jugadores llamaron la atención al ser nominados. En el partido contra México, primero, clausuraron la banda derecha anulando la subida del lateral Miguel Layún y la joya “tecatito” José Manuel Corona. Una vez anulados los agentes ofensivos, Pucho se dio maña para marcar dos goles, el primero descomprimidor y el segundo digno de postal. Mientras tanto, el “chapa” corrió la banda como un correcaminos, metió, se desprendió de sus ripios técnicos y los remplazó por pasadas llenas de sabiduría. Ambos jugadores le permitieron a Chile tener tranquilidad atrás para poder trabajar y adueñarse del medio campo y posicionarse como locales en el área mexicana.

Es necesario recordar lo que dijo Edson Puch al ser citado “Vengo feliz y muy motivado, con muchas ganas de hacer las cosas bien. Este llamado a la Selección refleja lo que estoy haciendo en Ecuador. Vengo a demostrar que Pizzi no estuvo equivocado al citarme” espetó el iquiqueño.

Palabras que el jugador supo concretar con una notable actuación. El próximo escollo es Colombia, el equipo de James Rodríguez tiene como ventaja la ausencia de Arturo Vidal. El equipo Chileno tiene como desventaja la ausencia de Vidal. La función, y un gran paso para Pizzi, será construir un equipo triunfador que se instale en la final sin Arturo Vidal.

Mauricio González Seguel. @gmauricio554

 


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Seguir leyendo

Mauricio González Seguel

Chile mete Lobby

Publicado a las

3:22 PM

en

Por

Mauricio González Seguel

Chile vs. Argentina

Chile Campeón de América

En la Copa América Centenario Chile no se ha visto bien. En lo personal creo que el equipo adolece de un número 10, como Chile no hay otro que  Jorge Valdivia, a Chile le pena un mago. El equipo se ve desordenado, a pesar de jugar con tres hombres arriba el equipo no llega con claridad. No voy a enseñarle yo al señor Pizzi a preparar un equipo, pero es sabido que gran número de delantero no te asegura mayores y mejores ocasiones de gol.

En mi opinión, si Chile no logra controlar el medio campo, Chile pierde el rumbo y queda preso de las individualidades de Sánchez, Vargas, Vidal, Aránguiz o Díaz. Chile sin un organizador deja de ser un equipo y se transforma en un cumulo de habilidades individuales lanzadas en un campo de juego, eso lo puede hacer cualquiera.

  • El partido con Argentina se puede perder o ganar, lamentablemente Chile lo perdió. El problema es que el “tata” Martino te gane la partida de ajedrez, es decir en un desafío intelectual no puede dejarte sin respuesta un técnico que hizo jugar mal al Barcelona. Ese fue el primer round que perdió Pizzi. Pero no culpemos sólo a Pizzi y la iluminación divina de Martino, además jugaron diversos factores como:
  •  Alexis Sánchez y su excesivo individualismo, Alexis “son buenas las vitaminas, pero de a una” como dice el señor Palma.
  • El primer gol fue absoluta responsabilidad de Claudio Bravo. Un axioma del fútbol indica: el primer palo, es palo del arquero. La idea de este postulado es obligar a que el delantero deba cruzar la pelota al segundo palo, así dificultarle la definición.
  • El segundo gol fue de una mala suerte enorme. Un rebote y va nuevamente al primer palo del arquero chileno, nada que hacer.

Por lo menos Chile logró descontar. Por ultimo nos hemos acostumbrado a tener la idea de ganarle a Argentina. Recuerdo épocas antiguas, casi tan oscuras como la edad media donde al cruzarnos con Argentina pensábamos en perder por menos de 3 goles.

El partido frente a Bolivia se dio como debía darse. No todos los partidos se va a golear a Bolivia. Recordemos que los “bolos” también juegan. Sumemos las motivaciones patrióticas que tiene los jugadores y el último round geopolítico de la demanda que Chile interpuso en la Haya por las aguas del Silala. O sea, los altiplánicos venían ultra motivados.

Lo que pudo ver sobre ese partido más allá del triunfo agónico chileno es la siguiente situación: Todos recordamos Francia 1998 ¿verdad? Para los que no recuerdan: Chile iba derrotando 2-1 a la poderosa escuadra italiana en su partido de debut. Chile debió y mereció el triunfo, pero un árbitro que vivirá en la infamia cobró una mano del defensa Ronald Fuentes que para muchos no fue, para otros si fue y para el resto quedaba a criterio del juez. Sorpresa, el señor Lucien Bouchardeau marcó penal e Italia pudo empatar 2-2 el cotejo.

El penal se cobró porqué Italia es Italia. Las potencias no pueden quedar fuera en primera ronda, deben asegurar su paso a la segunda ronda, ya que son ellas y su palmarés lo que aseguran un buen e interesante espectáculo que se traducirá en un buen ingreso de dinero.

18 años tuvieron que pasar, una Copa América se debió ganar para contar con los favores de potencias como Italia. El penal cobrado por el árbitro en el partido contra Bolivia es igual al de Ronald Fuentes en Francia 1998. Los más nacionalistas pudiesen pensar que fue realmente penal, pero era una jugada absolutamente subjetiva, sujeta a la interpretación del árbitro. La interpretación del juez fue conducida por el espectáculo, el peso internacional de los jugadores chilenos, la Copa América de los chilenos y la necesidad de contar con un equipo que ha escalado en el ranking FIFA.

Al fin pasamos la categoría de cuadros comparsa. Ya no somos una selección comparsa que se invita por obligación, necesidad de transparencia o para ser goleada como Haití. Hoy por hoy, Chile pesa. Hemos subido de categoría, hemos escalado gracias a jugadores prodigio.Hoy, Chile mete menos miedo, pero más lobby.

Mauricio González Seguel. @gmauricio554

 


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Seguir leyendo

Tendencias