La embarró (pero no es para tanto)

La embarró (pero no es para tanto)

Julio Barroso

Julio Barroso

“La pelota no se mancha” Diego Maradona

Es normal que Julio Barroso tenga dudas -cualquier jugador las tendría- sobre el proceder de los árbitros y los dirigentes después de ver como se le escurría entre las manos esa final que jugó contra la Universidad de Chile, mientras vestía la camiseta de O’Higgins, por groseros errores del árbitro Enrique Osses. Otra cosa es declarar cosas como estas:

“Un buen dirigente no necesita el dinero para comprar títulos”

“la programación para Colo Colo siempre sufre cambios. Hay expulsiones, sanciones deportivas con criterios distintos, penales”.

“Hay muchas cosas que me resultan raras, pero al final todo se sabe”.

“Es raro que a partir de ahora no tambaleen al cobrarnos penales y a otros sí”.

“Los campeonatos no se compran, se ganan. La gente no es idiota y los jugadores tampoco. Que no metan la mano, como decimos en Argentina”

Estas frases hablan de un amateurismo por parte de Colo Colo y del jugador. Dentro de un equipo no todos tienen el manejo publico necesario, por eso es deber del equipo poner a los más hábiles frente al micrófono e instruir en materia comunicacional a los más limitados en el lenguaje. Barroso demostró que es de este último grupo, un jugador profesional es certero dentro y fuera de la cancha, un ejemplo de avances en este ámbito es Alexis Sánchez, sino comparen sus entrevistas pasadas con las que está dando hoy en Inglaterra. En ligas del primer mundo se les enseña fundamentalmente a ser mesurados para no incurrir en errores.

A mi entender cuáles fueron los errores de Barroso que lo tienen esperando sanción de la ANFP: seguramente no se asesoró con el equipo de medios que tienen los albos, no medir las consecuencias y lo más grave, acusar sin pruebas. A esto agregar que la defensa que levanto el plantel entero respaldado por el SIFUP es bastante débil, en palabras de Carlos Soto, presidente del sindicato: “hay que defender la libre manifestación de los futbolistas y dar su opinión en torno a la profesión”. En esta aseveración creo que Soto se equivoca, por la simple razón de que la libertad de expresión tiene límites cuando entra en conflicto con cuestiones fundamentales en el andamiaje de una estructura democrática. Al decir Barroso, que el campeonato presenta irregularidades está poniendo en tela de juicio la probidad de la ANFP, por lo tanto la legitimidad completa del torneo. Si el defensa contara con recursos probatorios podríamos enmarcar sus declaraciones en un buen uso de la libertad de expresión, en cambio las acusaciones al voleo me hacen concordar con algunos jugadores del medio local que catalogan los dichos del colocolino como un “ensuciar el campeonato”.

Ambas instituciones (Colo Colo y el SIFUP) le habrían hecho un gordo favor a Barroso aconsejándole que reconociera el error en sus afirmaciones y pidiera disculpa. Siempre uno se puede disculpar sin echar pie atrás. “no debí haber cuestionado el campeonato sin pruebas” por ejemplo. Así no se desdice por completo y al mismo tiempo aminora la sanción que fluctúa entre los dos y diez partidos.

No distorsionemos el derecho a la libre expresión, cosa que ha hecho la ANFP con Johnny herrera y sus permanentes declaraciones con tintes violentos (son lo más graves) que nunca han sido castigados. Las de tipo deportiva tampoco –que no difieren mucho de lo versado por Barroso-. En varias ocasiones el portero ha esgrimido la siguiente argumentación “ha Colo Colo lo han ayudado siempre” que es esto, sino una denuncia encubierta sobre la deshonestidad de árbitros y ANFP. Herrera es el más deslenguado, pero hay muchos otros protagonistas del fútbol que alguna vez han hablado más de la cuenta y que pasaron colados.

Las palabras tienen un gran poder, Barroso al ser jugador de Colo Colo consigue que su discurso se escuche en todo el país, con esto quiero decir que el hecho reviste cierta gravedad. El campeonato nacional y sus actores merecen respeto, y no dudas respecto a la fiabilidad de su espacio de trabajo y de al mismo tiempo un acontecimiento tan relevante para el deporte chileno. No creo que deba inflarse más la situación, si Barroso no se retracta o al menos se disculpa debe ser sancionado con una o dos fechas que sirvan de precedente, la misma acción ejemplificadora debiera tomarse con las descalificaciones entre futbolista o equipos, con los gritos racistas de las barras (caso Rentería) y con la violencia en el futbol en general.

Ismael Ugarte @UgarteIsmael


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
ETIQUETAS
Compartir en Redes Sociales