Encaminados

Encaminados

chile boliviaHay dos vacíos en la selección chilena que son condición sine qua non llenar*, si quieren lograr ser un equipo que este en la lucha por una Copa Internacional: ajustar las piezas en defensa y encontrar reemplazo para los 11 titulares indiscutibles. El partido que Chile jugó contra EE.UU creo que fue muy valioso en este sentido para el entrenador, porque se enfrentó a un seleccionado calificado y además se pudo observar únicamente al equipo B de Chile. Valioso, pero no halagüeño. Pocos de los jugadores que pisaron la cancha de Rancagua mostraron un nivel que les permita jugar competitivamente fuera del territorio nacional. Antes de comenzar un análisis más detallado, no puedo dejar pasar un error en el discurso de Jorge Sampaoli que, a mí por lo menos, me crea desconfianza por su falta de visión y humildad -no sé si lo dice para agrandarse o lo cree de verdad-. Al finalizar el encuentro dijo “no me imaginaba tanta superioridad de Chile”. Una y otra vez repite esta idea, sin darse cuenta que tener posesión de balón y llegar más veces al arco contrario, no es sinónimo de superioridad. Cada equipo construye sus estrategias respecto a su ideología futbolística y lo que define al mejor es generalmente la efectividad (goles) de la propuesta. EE.UU, como muchos otros equipos, esperó a Chile y cada vez que atacó, puso en dificultades a la zaga nacional, siendo letales en dos ocasiones. Entre medio, hubo un palo y un par de llegadas claras de los norteamericanos. Si el casildense cree realmente en esta evaluación que hizo en los medios, estaríamos frente a un DT obnubilado y un tanto megalómano.

Partamos por las cosas interesantes que se pudieron apreciar en los 90 minutos de El Teniente. Con pocos días de preparación, la roja se mostró compacta y con movilidad. Si algo hay que aplaudirle al cuerpo técnico nacional, es que conservan el sistema táctico independientemente de los nombres propios. En Juan Pinto Duran instalan un laboratorio que trabaja con alta intensidad y claridad en los conceptos, los que son trasmitidos con certeza a cada jugador (en buena parte debutantes). Atendiendo a las particularidades, la notoriedad de unos sobre otros fue muy evidente. Los más destacados, a mi gusto, fueron Mark González, Gonzalo Espinoza, Roberto Gutiérrez, Juan Cornejo y Marco Medel, quienes estuvieron muy por encima del resto y asoman como cartas importantes para el relevo en la selección. Eso sí, no nos engañemos, ni siquiera estos nombres fuertes logran aproximarse al nivel de los que juegan en el exterior. Jorge Sampaoli al respecto fue muy categórico “Me voy conforme, hay jugadores que pueden ser reemplazantes”. Hay que ser honestos, Chile no tiene 11 reemplazantes de calidad. El equipo que se paró ayer juega a un tiempo menos que el fútbol de alta competencia. Potencia, dinámica, precisión, todas estas cosas están a un nivel discreto. Teniendo como punto más bajo la defensa que en asuntos de cobertura, cabezazo y velocidad no dan la talla. Otro error recurrente que ofrece esta selección, más específicamente Sampaoli, es la poca experimentación para con los que están en la banca. Por su obsesión por mejorar la estadística, el ex técnico de U. de Chile realiza muy pocas sustituciones y a los que hace ingresar les regala muy pocos minutos.

Como veredicto y perdiendo un poco de generosidad, creo que Mark González es el único que está para la selección absoluta. Tiene la velocidad, la técnica, la potencia y el cabezazo adecuado para el fútbol de alto rendimiento. Sampaoli ha dicho en reiteradas ocasiones que para ganar un título necesita llevar a la selección a los límites, físico y técnico. La mayoría de los que jugó ayer no entran en esta descripción. Siendo optimistas, hay que decir que se ganó y quedan los meses suficientes para ir sumando reemplazantes poco a poco antes de la Copa América. Sin embargo, no hay que descuidar el esquema táctico, el que muchas veces se vuelve monotemático. Chile ya no sorprende como antes, porque se le tomo mano al dibujo táctico -solo a la presión nunca podrán tomarle la mano-. Variantes y más variantes, ese debe ser el horizonte del cuerpo técnico de la selección.

*Conditio sine qua non o condicio sine qua non es una locución latina originalmente utilizada como término legal para decir «condición sin la cual no». Se refiere a una acción, condición o ingrediente necesario y esencial —de carácter más bien obligatorio— para que algo sea posible y funcione correctamente.

Ismael Ugarte @UgarteIsmael

 


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
Compartir en Redes Sociales