La previa

La previa

Colo Colo - U. de Chile

Colo Colo – U. de Chile

El día sábado viajamos a Linares al matrimonio de una compañera de universidad de mi señora. El evento se realizó en la catedral de la ciudad y posteriormente disfrutamos de una grata velada junto a muy buenos amigos. Los novios, muy felices, se dedicaban amor del bueno, de ese que comenzaron a descubrir hace más menos quince años atrás.

Mientras transcurría la fiesta, algunos aprovechaban el tiempo para ver qué estaba pasando en el festival de goles en el partido de Católica y Huachipato. Más tarde, el novio sorprendió poniéndose la camiseta de la U. A esas alturas ya se podía respirar pasión, amor y también fútbol.

Ese mismo ambiente fue el que comencé a vivir cuando mi señora me comunica, esa misma noche, que se había suspendido una actividad que estábamos comprometidos y que se realizaría fuera de Santiago el próximo sábado. Eso significaba que no habría ningún panorama que pudiese interferir con el gran evento del fútbol chileno: el súper clásico entre Universidad de Chile y Colo-Colo.

Los hinchas ya se empiezan a preparar. Esta semana no estará exenta de apuestas, desafíos, y por qué no pensarlo, declaraciones cruzadas de los mismos actores. Los dos equipos más populares de nuestro balompié se enfrentan por los puntos y por un ingrediente no menor en este deporte: el honor. Será recurrente escuchar los “clásicos son partidos aparte” o “los clásicos se ganan con algo más que buen fútbol”

La verdad es que en este tipo de partidos poco importa en qué condiciones llegan los equipos. Malas rachas, técnicos interinos, suspendidos y lesionados son un factor muy menor cuando se trata de disputar el orgullo ante el rival de los colores contrarios. En un clásico puede nacer una nueva figura, un nuevo ídolo o alguna historia de esas inolvidables. En un clásico Vargas le contuvo un penal a Borghi y luego reaccionó ante una rabona del volante albo, Espina se paseó con un banderín de córner, Rivarola trepó la reja del Estadio Monumental, Matías Fernández aprovechó cada ocasión de tiro libre cuando enfrentó a Miguel Pinto, Lucas Barrios hizo lo que quiso en un clásico que terminó vomitando al borde de la cancha, un joven Marcelo Salas deslumbró en una goleada azul en el Estadio Nacional, Vargas y Vergara se enfrentaron en discusiones que terminaban en golpes, Rojas y Villaseca terminaron en una comisaría, entre tantos otras imágenes y recuerdos imborrables para todo seguidor del fútbol.

En esta oportunidad Colo-Colo viene de un relativo buen momento futbolístico en donde ha tenido resultados en el ámbito local e internacional. Héctor Tapia ha logrado conjugar la experiencia de Villar, Valdés, Paredes y Suazo con la juventud e ímpetu de Delgado, Pavéz, el mismo Flores y un par de jugadores juveniles que han sumado minutos bajo las órdenes del mundialista sub 17. Enredados en polémicas con los arbitrajes y planteamientos de los rivales que hacen ver incómodos a los albos, no les ha sido fácil ganar. No tuvieron un buen comienzo de torneo, pero ya están regularizando su fútbol tal como lo demostraron el domingo frente a la Universidad de Concepción.

En la vereda del frente tenemos a un mermado equipo azul que no encuentra repuestas al bajo nivel exhibido en el primer trimestre de este año. El campeón defensor no ha podido recuperar el buen fútbol que lo llevó a ser el mejor equipo del semestre pasado. La U busca alternativas para dar vuelta este mal momento. Lidiar con el cansancio físico pero por sobretodo mental de los jugadores, es la principal tarea que tiene que superar el cuerpo técnico azul. El plantel viene cansado y eso se nota. Se tropiezan ante la ansiedad y el trabajo de esta semana será fundamental para revertir la situación.

Ambos equipos ganaron los partidos que disputaron en la Copa Libertadores y en el torneo nacional la semana que recién pasó. El equipo que gane este sábado tendrá una inyección importante para lo que resta de ambas competiciones. Colo-Colo podría seguir firme al acecho del puntero y la U podría encontrar en un triunfo el paso que necesita dar para salir de la crisis futbolista en que ha estado inmersa.

En estos partidos juegan muchos factores. Esperemos que el arbitraje no sea protagonista y a quien le toque dirigir lo haga de la mejor forma posible. Por sobre todo, esta vez también espero que el espectáculo esté dentro y no fuera de la cancha. Que el evento del próximo sábado esté a la altura de lo que significa para todo hincha: el super clásico del fútbol chileno.


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
ETIQUETAS
Compartir en Redes Sociales