Vergüenza

Vergüenza

José Saramago dijo una vez “Vamos hacia los quinientos canales de TV, y ¿para qué sirven? Para que la gente no cuestione el poder”. El escritor portugués tuvo mucha razón, sin embargo ahora esa frase empieza a quedar caduca. Esencialmente porque la practica primigenia del ser humano de reclamar ante la injusticia o revelarse frente a la autoridad retomó sus fuerzas con la democratización de los medios, producto del avance cultural de internet en la sociedad del siglo XXI. Twitter, Facebook y otros espacios de la red han pasado a ser un fusil digital para los individuos que quieren ejercer algún tipo de presión de cara a lo “incorrecto”, esto ha significado que las personas vuelvan empoderarse como ciudadanos y a sentir que no están solos en la lucha. Así que tal como han tenido que agachar el moño los senadores y diputados, ahora es turno de que los políticos del futbol (dirigentes de los clubes y directorio de la ANFP) empiecen a reparar los daños que le han hecho al fútbol chileno por años. Estas últimas semanas hemos visto el pasado y el futuro de esta necesidad. Por un lado, tras una torpeza inmensa de los dirigentes de Cobreloa, el club loíno pierde la categoría y es enviada a la B por secretaria, por el otro, la ANFP determinó una serie de cambios para la próxima temporada.

Cobreloa

Cobreloa

Por todas sus aristas, el tema de Cobreloa es complejo. A modo de resumen, Cobreloa es enviado a primera B por infringir el artículo 53 que dicta que “Ningún director técnico podrá dirigir otro club en el mismo campeonato, ni registrar contrato en ninguna otra calidad, cualquiera sea la denominación que sirva para encubrir la condición de entrenador”. (ojo: también por desarrollar una pésima campaña que lo deja vulnerable). Esto sucede posterior a la denuncia de A. italiano y Ñublense, quienes acusaron al ayudante técnico de Cobreloa, Alejandro Hisis, de violar el reglamento luego de estar en dos bancas distintas en un mismo torneo (Cobreloa y Ñublense). Lo siguiente, es una lucha de poderes entre la ANFP y el directorio de Cobreloa, que tal como sucedió con Perú-Bolivia y Chile, ira a parar a un organismo externo -Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) -quien dirimirá en última instancia la situación de los calameños.

Lo curioso de todo esto es que según las autoridades de Cobreloa ellos contrataron a Hisis en conocimiento del artículo 53 y del contexto contractual del ex defensa. Por lo que en su favor, alegan haber estado dentro de la legitimidad que ofrece la controvertida norma. Y si nos fijamos bien, el artículo efectivamente es ambiguo y se presta a confusiones, de hecho desde la misma ANFP expresaron su voluntad de regular esta norma, debido a que a su juicio, tanto las condiciones de los entrenadores como los ayudantes “están sujetas a idénticos requisitos”. Pese a que la naturaleza del artículo aligera la responsabilidad del directorio de Cobreloa en este ASUNTO, creo que no deja de quitarle impertinencia e imprudencia a la gestión administrativa de los naranjas (que más encima tienen a la institución al borde de la quiebra). El desatino se corrobora todavía más al leer los descargos por Facebook del dirigente loíno, Sebastián Vivaldi “lamentable el poder de los judíos en Chile. La segunda sala le regalo a Ñublense por 3-2 su denuncia”. Y al escuchar al presidente del club nortino, Augusto González, en conferencia post fallo disciplinario. ¡Una vergüenza!

En horas amargas no es hora de aflojar las convicciones, es hora de continuar manifestándose, sea por internet o en las calles. Así lo han hecho sentir los hinchas de Cobreloa , quienes el mismo día del castigo, entraron a increpar al presidente de Cobreloa mientras hablaba con la prensa, y ya tienen organizada una protesta masiva en las próximas horas. Además, por las redes sociales hacen visible su repudio hacia los poderes -sea internos o de la ANFP- que en un hecho insólito mandan a uno de los grandes del futbol chileno a luchar por el ascenso la próxima temporada. Mientras sigan haciendo un mal uso del poder que les fue asignado, las denuncias sociales seguirán cayendo sobre los políticos del futbol y los de cualquier actividad. Vienen días que habrá conflicto de poderes, entre dirigentes de Cobreloa y ANFP, a lo que se le sumara la palabra del hincha organizado. Afortunadamente resurgió esta fuerza popular. Le da trasparencia a lo que está por venir y además con su influencia, limpia la corrupción de toda mesa.

Ismael Ugarte @maqdeescribir


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
ETIQUETAS
Compartir en Redes Sociales