Mentiras blancas

Mentiras blancas

Héctor Tapia

Héctor Tapia

No estaban las condiciones para seguir” fue una de las frases de la semana. Detrás de esta afirmación hecha por Héctor Tapia había mucho que escudriñar. Desde que fue anunciada la salida del hasta hace poco dt de Colo Colo, en todas partes brotaron los rumores como época primaveral. La conferencia que ofreció el nuevo presidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa: “No hacemos peticiones de personas (asistentes). Queríamos firmar para que (H. Tapia) nos planteara su equipo”, no sacaba por completo el manto de duda que cubría la controvertida ida del ex delantero colocolino. Porque faltaba algo fundamental en cualquier versión de una historia; la contraparte. Luego de escuchar a Héctor Tapia, aparece una conclusión bien clara: uno de los dos involucrados en el litigio miente. ¿Cuáles fueron los dichos de Tapia que confirman esta obviedad?

El “Nunca hubo un acuerdo” que venía a desmentir el “Llegamos a un completo acuerdo” de A. Mosa y el “Blanco y Negro se puso intransigente con mis profesionales de apoyo” que se contradice absolutamente con lo declarado por el recién asumido presidente de B y N. En lo único que coinciden Tapia y Mosa es que están tristes. El ex dt albo tendrá que llevarse la tristeza con él después de dejar un buen recuerdo de su paso por el club; en cambio Mosa tendrá que secarse las lágrimas y lidiar con un mandato que empezó con el pie izquierdo. Una característica esencial de un hincha del futbol es la buena memoria. Recuerdan los detalles más mínimos de una jugada, son una enciclopedia para las estadísticas y además no olvidan los fallos que afecten a su institución. Esto significa que A. Mosa acaba de perder crédito en su primera gestión en Colo Colo, ninguno de los aficionados al club echará al olvido su confusa maniobra inicial.

En una época de las comunicaciones en que se interpretan hasta las muecas en busca de señales y en la cual hay que andar con la mano en la boca para no ser captado en tu mensaje, gran parte de la prensa está sindicando a Aníbal Mosa como la persona que mintió en esta pasada. Y la gente ve tv, escucha radio y lee de internet o papel, y la percepción queda grabada como un pre juicio. Los políticos están más cuestionados que nunca, entonces con Mosa no es diferente. Mas encima, si a alguien le creerán los hinchas colocolinos será a un ex jugador de casa que les dio en cancha la estrella número 30 y no a un empresario por conocer en la ruca.

No es momento de más mentiras. La credibilidad es quizá el bien más preciado para cualquier líder, sino miremos a la presidenta Bachelet. La desconfianza queda instalada como un fantasma que pena en los momentos complicados. Momentos complejos como el que se le vendría al directorio albo si es que el éxodo de jugadores (Paredes, Valdés, Vilches, Barroso) anunciado se concreta. Mosa quiso quedar como un bienhechor y quedó como un mentiroso para el pueblo colocolino al menos. Ahora que el directorio de Colo Colo extirpo el supuesto cáncer que arrastraban con Miguel Riffo y Juan Ramírez no tienen excusas para conducir al cacique al éxito. Al parecer el nuevo técnico del cacique no viene con serrucho sino más bien con una Sierra. Con dirigentes de dudosa laya ¿Sera José Luis otro ídolo de Colo Colo que llegue a inmolarse al club?

Ismael Ugarte @maqdeescribir


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
ETIQUETAS
Compartir en Redes Sociales