ANFP: la pequeña FIFA

ANFP: la pequeña FIFA

FIFA

FIFA

Intento recordar una salida en que tapen con sábanas blancas a los detenidos, pero no se me viene ninguna imagen a la cabeza. Esto pasó el miércoles cuando la policía detuvo en Suiza a siete importantes ejecutivos de la FIFA (faltan dos más). Lo que uno asocia con la escena de un crimen, cuando tapan al fallecido con una sábana, ocurrió en un lujoso hotel de Zúrich, con la idea de resguardar la identidad -no la dignidad- de altos funcionarios del organismo rector del futbol a nivel mundial. Los cargos que enfrentan los dirigentes capturados incluyen lavado de dinero, soborno y fraude electrónico, al más puro estilo del crimen organizado. La crónica policial inicia cuando Chuck Blazer, un ex ejecutivo de la FIFA se ve acorralado por el FBI y como buena “rata” o “topo” decide delatar a sus ex compañeros y sus respectivos delitos. Tal como lo hizo Hugo Bravo con Penta, el ex presidente de la Concacaf abría una caja de pandora de la que es difícil estimar sus consecuencias. Entre las sospechas más graves que han aparecido tras conocerse la bullente corrupción al interior de la FIFA, están los sobornos que habrían recibido los directores de este organismo con el objeto de elegir a Qatar y Rusia como sedes de los próximos mundiales de futbol. Esta es solo la punta del iceberg, dado que es un secreto a voces lo comunes que son las prácticas ilegales en la administración FIFA. Así lo dice Alan Tomlinson (autor de FIFA: El hombre, los mitos y el dinero), “Recibir sobornos y comisiones ilegales es rutinario en la FIFA”; lo corrobora Harold Mayne-Nicholls “después de firmar contratos había compensaciones para algunos dirigentes, siendo yo presidente” y figura en los documentos que tiene en su poder la justicia.

El barro en que se encuentra la pelota en estos momentos también salpico a Chile. La justicia de EE.UU denuncia que la ANFP recibió dos pagos de 1,5 de dólares cada uno a modo de soborno. El dinero tendría como procedencia Datisa, empresa que se quedó con los derechos de trasmisión de la Copa América. 100 millones habría sido el precio de la transacción con que Datisa soborno a los oficiales de la Conmebol, quienes luego repartieron la torta entre el resto de las federaciones, incluida la chilena. A pocas horas de la elección de presidente de la FIFA, el actual mandamás Josepp Blatter, empieza a perder apoyo, como se dio en el caso de su homólogo en la UEFA, Michel Platini y de otros camaradas que exigen su renuncia. En el contexto chileno ¿Cuánto tiempo cerraran filas con Sergio Jadue el resto de los dirigentes del futbol criollo? ¿Sera solo Ricardo Abumohr el opositor a Jadue o las pruebas que vayan saliendo harán que al presidente de Ohiggins se le vayan uniendo otros regentes del futbol? El sentido común dice que todos los presidentes de las federaciones están implicados en esta red de corrupción. Es difícil creer que uno de los involucrados haya ignorado las ofertas por parte de la empresa privada y toda la orquestación que se armaba en torno a los sobornos. La subyugación de la política al dinero se repite en cada una de las actividades humanas ¿alguien puede creer después de toda el agua bajo el rio que no hay arreglines extrafutbolisticos entre políticos del futbol y empresarios. Dice un aforismo sobre la naturaleza humana, que donde abunda el dinero el poderoso que no haya sido corrompido, esta pronto a corromperse.

Lo irónico es que al igual que pasa en el Congreso y en el Palacio de Gobierno en cualquier latitud, las personas nos estamos quedando sin autoridades “limpias”. Llegará un día en que en la papeleta de votación no hallaremos inscritos. La pelota está manchada hace más tiempo de lo que pensamos, de la misma forma que el dinero pervirtió las figuras religiosas y el servicio social del político. Es solo que ahora no hay alfombra que cubra la extensión de la mancha en el piso. Para mí, la reacción de Sergio Jadue ante los hechos, es la misma de anteriores corruptos: negarlo todo, posteriormente decir que no es delito, sino que solo una irregularidad, para luego terminar saliendo por la puerta trasera con el maletín lleno. No basta que el presidente del futbol chileno acredite que la plata se depositó en la cuenta de la ANFP, es imprescindible que aclare de donde viene ese dinero y con qué fin llego a las arcas de la ANFP. Bielsa ya había olfateado la pudrición que desde EE.UU tuvieron que venir a descubrir. Ahora que nada la cubre, nos damos cuenta que la autonomía de la FIFA y la ANFP repugna…y como dijo Blatter “Vendrán otras malas noticias” y así cada vez el balón se ira despojando de sus cascos hasta quedar inutilizable.

Ismael Ugarte @maqdeescribir


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
ETIQUETAS
Compartir en Redes Sociales