Selección  de Chile: El trauma de Sampaoli

Selección de Chile: El trauma de Sampaoli

Reconocemos un trauma en jerga psicoanalítica como: un momento de tensión que el Yo, no pudo superar. Es decir un instante en el cual la parte cognitiva (memoria, síntesis de información y otras abstracciones) se ven colapsadas.

Mauricio GonzalezNosotros en el Mundial de Brasil 2014 sufrimos con el palo de Pinilla, ese palo que el delantero se tatuó. En los medios se revivió de manera constante el cruel momento donde la pelota pego en el travesaño. Los comerciales se han llenado los bolsillos con ese palo. Y, nosotros, buscamos en esta Copa América 2015 revertir ese trauma.

El problema es que para el técnico de Chile, Jorge Sampaoli, el partido con Brasil o el palo de Pinilla, no son su trauma. Para el adiestrador nacional, el trauma se produjo con el partido frente a Holanda, ese partido que Chile perdió 2-0 en los minutos finales. La “roja” venía con el impulso anímico de ganar a la selección de Australia y vencer por un categórico 2-0 al antiguo monarca del Mundial, la selección española. Fue en ese momento donde a Sampaoli se le produjo un blackout. No pudo concebir que su planteamiento no resultara, no pudo concebir que un equipo que se dedicó anular a Chile, se llevara el triunfo. Hegel hablaría de la doble negatividad positivizadora, pero acá no fue el caso.

Después de eso hemos visto una serie de partido donde Chile ha cambiado su forma de jugar, Sampaoli se ha desmarcado de Marcelo Bielsa y se ha acercado peligrosamente a la escuela del holandés Louis Van Gaal. El “casildense” se aburrió del fútbol espectáculo del Olympique de Marsella y se volvió pragmático.

La bajada de esta nueva forma de ver el fútbol la bajo a nuestra selección. Más allá de prácticas testarudas con algunos jugadores que insiste en nominar y sentar en la banca o nominar y hacerlos jugar en posiciones impensadas ejemplo: “gato” Silva o Ángelo Henríquez.El técnico había tenido un actuar normal, uno puede estar o no de acuerdo con uno o dos jugadores, pero se notaba que buscaba ganar los partidos desde la lógica del protagonismo, cosa que se agradece. El problema, en mi opinión, se ha dado en la Copa América, los jugadores llegaron físicamente, en su mayoría, bien. Todos comprometidos y la mayoría con buenas temporadas o campeones en sus ligas (Bravo, Sánchez, Vidal).

A la luz de quien escribe, el primer partido contra Ecuador, Chile se dedicó a pensar más en las virtudes de la “tricolor” que en las propias. Sampaoli construyo se juego desde la idea de anular al rival, no de potenciar el juego de la selección aprovechando a sus jugadores. Así, vimos una selección que se desparramo en la cancha con un solo delantero. Y, un montón de volantes mixtos, el delantero se recogía y en ataque no quedaba nadie. El partido fue ganado por Chile 2-0, pero dejo más dudas que certezas.

 

Finalmente, la guinda de la torta del trauma y transformación del técnico de la “roja de todos”. Frente al equipo de México el equipo chileno mostro su mayor desconcierto. Los jugadores previó al partido ya habían dejado ver su molestia con esta nueva propuesta “A veces hay que defender palo a palo, nuestro juego es presionar pero a veces hay que jugar de la otra forma” señaló Gary Medel.

En la cancha Chile se vio incómodo. La idea nuevamente fue anular al equipo azteca por sobre potenciar las virtudes de esta generación de jugadores. Vargas marcando la subida del lateral mexicano; Valdivia, sin poder tomar la pelota y sin línea de pase; Vidal, perdido en el tiempo y espacio; Aránguiz sin dinámica en el medio y Marcelo Díaz distribuyendo mal.

Hago un alcance, Vargas marcando por la banda es similar a la puesta de Claudio Borghí de poner a Vidal de libero. Finalmente los jugadores, quizás por orden propio, volvieron al estado natural de las cosas. Sánchez y Vargas arriba y Valdivia con dos líneas de pases. Todo mejoro para Chile, pero no alcanzo. La inclusión de Pinilla los últimos 5 minutos es impresentable. Tener a Henríquez sentado es un desperdicio. La transformación kafkiana de Sampaoli ha concluido, deberemos conformarnos con este nuevo Chile.

Esperemos que frente a Bolivia, como ante Ecuador, pese la historia y Chile salga primero del grupo. Le recuerdo al técnico que la doble negatividad de Hegel no es recursiva y tampoco retroactiva como el Derecho. Esto aún es fútbol, se gana por goles. O, quizás Sampaoli cree que esto es Boxeo y se puede ganar por puntos.

Mauricio González Seguel. @gmauricio554

 

 

 


¿Qué opinas tú de esto? - AQUÍ TÚ COMENTAS

Comentarios

Categoria
ETIQUETAS
Compartir en Redes Sociales